Elisa Martínez, el arte de diseñar calzado

Un espacio de paredes y sillones blancos se lucen los cientos de zapatos que diseña Elisa Martínez González, de 31 años. En cada rincón de su local en Village Plaza se exponen hasta tres modelos distintos de varios colores; hay de taco bajo y alto, de plataformas pequeñas, cerrados, con brillos y lazos, o como lo prefiera la clienta.

Su gusto en este ámbito comenzó hace diez años, cuando se graduó del colegio e ingresó a la Universidad Jefferson (en ese tiempo aún existía) a estudiar Diseño de Modas. Terminó la carrera y tuvo la oportunidad de viajar a Milán, Italia, para especializarse en calzado. Durante un año y medio, en el Instituto Ars Sutoria, aprendió a hacer zapatos a mano.

El tiempo le ha dado a Elisa la experiencia de ir mejorando, no solo en sus diseños y conociendo las tendencias actuales, sino también en buscar la mejor horma del calzado.

En el 2003 se lanzó al mercado y abrió su primer taller, en el norte de la ciudad. Con ayuda de dos maestros crearon bocetos de 30 modelos de zapatos y los clientes podían escoger.

Con la intención de posicionar la marca con su nombre, mas no su imagen, pues ella se describe como una persona sencilla, abrió su primer local en La Piazza. Luego, en el 2012, se mudó para el Village Plaza, donde se mantiene.

“La idea era crear una marca, un lugar donde además de fabricarse zapatos a la medida, se encuentre calzado en stock”, cuenta.

Su diseñador favorito, con el cual se identifica, es Jimmy Choo. Su inspiración es artística, revela. Durante seis años en el colegio le dedicó tiempo a la pintura y aún mantiene ese hobby, que lo practica al llegar a casa.

Hacer zapatos a la medida ha sido su plus en este negocio. En ocasiones ha pensado en cerrar este servicio porque asegura que es sacrificado, pero “el valor agregado es ese, poder mandarte a hacer zapatos. Aquí tienes ese toque”.

Aparte crea modelos para ponerlos en stock. Su trabajo comienza en la mañana yendo al taller, donde junto a diez artesanos hacen cinco diferentes pares de zapatos, en la semana.

A sus clientas las atiende a partir de las 17:00, en el local, para diseñar según los gustos de ellas. Como complemento, Elisa creó una línea de carteras y accesorios de marroquinería (cuero).

“Ahora el taller, que está súper asentado, es todo una organización donde cada maestro tiene su papel. Mi trabajo es hacer de tres a cuatro colecciones al año, donde saco entre 50 o 60 pares nuevos a la medida”, comenta.

Diseñando

En el centro del local una gran foto de la diseñadora con los calzados a su alrededor, describen su gran gusto por esta indumentaria.

Se casó con Damián Velasco, es mamá de Elisa, una pequeña de 10 meses que ha sido su compañía en algunas ocasiones, en el taller. Además es la modelo de la nueva línea de zapatos para bebés de 3, 6 y 9 meses, expresa que fue su inspiración. “Por ella hemos empezado a hacer zapatos de bebés”, dice.

Para aprender más del mercado, estudió Ingeniería en Administración de Ventas en la Universidad Católica. Elisa asegura que este mundo le ha dado más buenas experiencias que malas. Sobre el mercado nacional, considera que está en su mejor época y asegura que la competencia es buena. “Cuando yo comencé estaba en pañales, y antes el consumidor prefería lo extranjero, ahora sí hay mucha gente que viene y quiere que la cartera diga Elisa Martínez”.

Para celebrar los diez años, el próximo jueves 9, a las 20:00, ofrecerá un coctel para sus clientas y presentará una colección de mucho color y brillo.

Entre sus aspiraciones está abrir más locales en el país, y luego, cuando haya la oportunidad, vender su franquicia a otro país. “Mi idea es primero crecer aquí”, afirma.

zapatos

 

Anuncios
rochaalejandro