5 Consejos para comprar zapatos

  • Fija un presupuesto. Si tu presupuesto no es muy alto prefiere los zapatos de diseño clásico, ya que este tipo de calzado no pasa de moda tan rápidamente y tendrá mayor vigencia en el tiempo. Por ejemplo un par de zapatos estilo pumps o zapatos cerrados de tacón en un tono neutro como el negro o beige siempre serán una buena opción.
  • Pruébate siempre ambos zapatos. No importa si siempre has sido la misma talla, es importante que te pruebes no uno, sino los dos zapatos que conforman el par porque puede que alguno no te quede del todo bien. Además recuerda que hay distintas hormas de zapatos y que puede que, aunque sea de una talla, esta sea más grande o pequeña.
  • Compra después de salir del trabajo. Muchas veces sucede que compramos un par de zapatos por la mañana que nos quedaban perfectos y luego cuando decidimos usarlos por primera vez, nos aprietan. Lo que pasa es que en la mañana los pies no están hinchados porque están descansados. Si vas a comprar tus zapatos, hazlo al final de la tarde o en la noche, porque a esta hora tus pies estarán un poco hinchados, y de esta manera la talla que escojas será realmente la adecuada.
  • Busca zapatos que ofrezcan un buen acolchado interior, este factor es determinante en cuanto a comodidad. Recuerda que tus pies soportan el peso de tu cuerpo y es importante que el interior de tus zapatos sea cómodo para que la presión que ejercen los huesos y los músculos cuando caminas o estás parada sea lo menos irritante posible. Prefiere zapatos que sean acolchados en el arco del pie, en la punta y el talón.
  • Si tienes un pie más grande que el otro (créeme, suele pasar muy a menudo), compra siempre la talla más grande porque tu pie más pequeño podrá ajustarse al zapato con una plantilla, mientras que si compras la talla más pequeña no podrás ajustarlo nunca.
  • Por último, determina para qué son los zapatos. Por ejemplo si son para ir al trabajo, trata de comprar tacones clásicos de unos 3 a 4 cm de alto (aunque si tienen plataforma, pueden ser un poco más largos), con el tacón grueso y en colores neutros como el marrón, negro o el beige. Estos tonos te darán mayor versatilidad a la hora de combinar. Los estampados te dan poca posibilidad de mezclar, así que no los compres a menos que tengas varios looks con que combinarlos. Lo mismo ocurre con los tacones de colores estridentes o con detalles de pedrería: son poco combinables. Los tacones de aguja son muy inestables, así que solo cómpralos para ocasiones especiales como una fiesta, no para su uso diario. Las ballerinas o zapatos cerrados planos son buenas opciones para ir a trabajar, a una salida con amigas o a una cena; porque son elegantes, cómodas y versátiles. Las zapatillas deportivas son para hacer deportes, así que no las compres para nada diferente a esto.
Anuncios
Iván Álvarez Domínguez