Katy Perry se convirtió en la reina del Pop (y de Moschino) en la Super Bowl 2015

Katy Perry volvió a aportar el toque femenino al descanso de la Super Bowl. Un concierto convertido en un espectáculo a lo grande. El Pop de Katy Perry tomó el testigo del picante que Beyoncé puso en 2013. Ellas son las reinas del momento y saben cómo ofrecer el show más visual. Mejor que en 2014 cuando Bruno Mars y Red Hot Chili Peppers se hicieron con los mandos. La moda juega un papel fundamental con nada menos que cuatro cambios de vestuario en apenas unos minutos.
Montada en un león dorado enorme y con dos rubíes en forma de ojos, Katy Perry superó cualquier expectativa. Una entrada para recordar mientras cantaba ‘Roar’. El nuevo director creativo de Moschino, Jeremy Scott, era el más adecuado para diseñar un vestuario pensado para epatar.

IMG_9919

Entre llamas, minivestidos pin-up, pedrería, transparencias y sudaderas con aplicaciones, Katy Perry fue cantando una por una todas sus canciones: ‘Dark Horse’, ‘I Kissed a Girl’, en la cual salió Lenny Kravitz, ‘California Girls’, ‘Teenage Dream’, ‘Get Your Freak On’, a dúo con Missy Elliott (quien cantó dos más: ‘Work It’ y ‘Lose Control’) y ‘Firework’.

IMG_9920

El mundo pop de Katy Perry se recreó sobre el escenario de la Super Bowl de 2015 entre tiburones, piezas de ajedrez expertas en coreografía, llamas, estrellas surcando el cielo y un juego de luces tremendo.

IMG_9921

Anuncios
Iván Álvarez Domínguez