6 reglas básicas si vas a usar leggings

Los usamos por su comodidad. Los amamos por su versatilidad. Los leggings han pasado a ser ítems indispensables en el guardarropa de las mujeres, desde las más jóvenes hasta las no tan jóvenes porque hay para todos los gustos. Sin embargo, hay que saber cómo llevarlos y aquí te presentamos 6 reglas básicas para usar leggings sin correr el riesgo de caer en el mal gusto.

1. Pruébate la prenda antes de comprarla
Los leggings tienen variadísimas procedencias y suelen ser de talla estándar (unitalla). Aunque se estiren y quepas en ellos, no quiere decir que la tela mantendrá su uniformidad y puede ponerse muy transparente. Cuidado, ¡podrías revelar más de lo que quieres!

2. Evítalos si tienes celulitis
La infame celulitis pone trabas a la hora de usarlos y es que los leggings suelen ser muy delgados, de forma tal que la piel de naranja se trasluce y es como si no tuvieras nada puesto. Si no quieres renunciar a su comodidad, pero padeces de esta condición, opta por colores oscuros o que tengan diseños que disimularán los huequitos de tu piel (y lee la regla 3).

3. Combínalos con prendas apropiadas
Algunas se toman muy en serio el look de femme fatale y salen a la calle con los leggings como si se tratara de jeans: error. Aunque hayas trabajado mucho en el gimnasio para lucir tus glúteos, se ve mejor combinar los leggings con blusas, camisetas, suéteres o abrigos que te lleguen al menos hasta la mitad de los glúteos. ¿Por qué? Evitas el riesgo de que se te vean las marcas de la ropa interior y reconozcámoslo: es más elegante así.

La regla fundamental para lucir tus leggings manda usarlos con una camiseta o sweater que te tape al menos la mitad de los glúteos.
La regla fundamental para lucir tus leggings manda usarlos con una camiseta o sweater que te tape al menos la mitad de los glúteos.

4. Revisa la ropa interior que usarás
Muchas mujeres optan por usarlos con tangas para que las líneas de la ropa interior no se marquen, sin embargo existen más posibilidades. Asegúrate de que tu prenda interior no sea tan ajustada o será aún más evidente su existencia. Eso sí, que tampoco sea muy suelta, ni que tenga el elástico gastado o te incomodará al caminar y pasarás el día tratando de arreglarte la ropa. Otro consejo: ten sentido común a la hora de escoger el color de lo que usarás dentro: si tus leggings son de color claro, usa un calzón (boxer, tanga, hilo o lo que desees) del mismo color.

5. Sácales provecho
Si tienes piernas y muslos delgados, lúcete y usa cuanto estampado te apetezca, pero si eres más robusta opta por colores sólidos y oscuros que afinarán tu silueta.

6. Hasta los tobillos
Asegúrate de buscar una prenda que te quede hasta esa altura, de lo contrario, crearás la ilusión óptica de que tus piernas son más cortas o expondrás tus calcetines y el resultado no será favorecedor.

Anuncios
Iván Álvarez Domínguez