8 consejos de moda para ser la invitada perfecta a una boda

Entramos en época de bodas y seguro que tienes alguna (o varias) a la vista. Por eso, aquí están unos consejillos de moda para acertar de pleno con el look. ¡No te los pierdas!

1. Nunca vestir de blanco o nude
Esto seguro que lo sabes pero no está de más refrescar la memoria. Tanto el blanco como el nude quedan reservados para la novia.

2. ¿Boda de día o de noche?
En las bodas de día, el protocolo no permite el traje largo para las invitadas y sí el tocado en todas sus formas y tamaños. En las bodas de noche, el protocolo sí permite el traje largo y no los grandes tocados o sombreros.

3. ¡No te disfraces!
Vas a una boda, no a un carnaval. Así que, aunque te vayas a vestir de gala, cosa que no haces todos los días, hazlo acorde a tu estilo y personalidad. Lo más importante es que te sientas cómoda.

4. Tocados y pamelas armónicos
Está muy bien aprovechar la ocasión para lucir un tocado o una pamela pero, aunque sea un modelo increíblemente original, atrevido o despampanante, asegúrate de que te favorezca y complemente tu estilismo. Todo en ti tiene que ser una figura armónica, con un look estético completo.

5. No copies a las famosas
Inspírate en las tendencias y en los looks de las famosas más estilosas pero, ¡no los copies al pie de la letra!

6. Vestidos para presupuestos ajustados
En estos casos, elige vestidos de líneas sencillas. Esta característica te permitirá customizarlo con un broche bonito, o bien reutilizar el vestido para otra boda que tengas cambiándole un detalle. ¡Parecerá un vestido nuevo!

7. Mejor prendas lisas
Te recomendamos elegir vestidos de colores lisos porque son más fáciles de llevar, conjuntan mejor con los complementos, favorecen más y los puedes reutilizar sin que se note tanto (ya sabes, con un broche, un encaje, unas plumas…) tanto en una boda como en otro evento formal que se te presente.

8. Combina colores
Si al final te decides por un modelo liso, añade complementos de otros colores (obviamente que combinen). Huye del look monocromático que resulta muy soso y como de persona mayor.

La idea es que no llames la atención en la boda pero que cuando alguien pase por tu lado, se quede boquiabierto/a con tu estilo.

Anuncios
Iván Álvarez Domínguez