EL DOBLE DE DENIM

Es el tejido rey; un material imbatible de éxito planetario que esta primavera no admite réplicas. De arriba a abajo el look se viste de vaquero. Y acepta infinidad de giros estéticos, del cool e informal al sofisticado y elegante. 

La historia de sus orígenes es una letanía repetida ad infinitum. Con un eje de coordenadas que arranca en Nîmes, salta a California y estalla en mil pedazos alrededor del mundo. Tampoco faltan los nombres propios, como Levi Strauss; ni su adn funcional, siendo un material muy resistente –del que se hacían las velas de los barcos, y que vistieron teñido de índigo los buscadores de oro. Después vino el estatus de icono de la juventud, con el James Dean de Gigante y Rebelde sin causa. Y se mantuvo otra década como estandarte de la libertad, sobre ilustres perchas como la de Janis Joplin y John Lennon. Para los ochenta ya estaban en primera línea de fuego Madonna y Samantha Fox, exuberantes dentro de pequeñs shorts de talle alto.

De los noventa fue el grunge –que los rompió, pero los siguió utilizando. Y nadie los lució mejor que la fresca y carnal Drew Barrymore. En las esferas de la moda fue la década del Gucci de Tom Ford, y el vaquero se encontró con los remates de plumas y los motivos indios. Un paso más en su ascenso a la gloria. Se bajó el talle, se estrechó en la pierna y de desbocó en la campana para dar la bienvenida al cambio de siglo y Victoria Beckham se doctoró cum laude en el arte del jean. 2015 arranca con esa princesa del pop que es Rihanna vestida de arriba a abajo en el vídeo Four Five Seconds. Y tampoco ha faltado entre el selecto álbum de looks que nos dejan las semanas de la moda. Parece pues que el legado denim revalida, al menos, una temporada más. 

   

  

               

   

                 

   

       

Anuncios
Iván Álvarez Domínguez