ERRORES DE MODA QUE TODAS COMETEMOS (Y TAMPOCO PASA NADA)

Porque las reglas están para saltárselas, y más en cuestión de moda, atrévete a ponerte lo que no te gusta, lo que no te queda bien o lo que no debes (y acertarás).

Por mucho que nos empeñemos en cumplir a raja tabla esas normas y convenciones de estilo no escritas, o sí, según las cuales regimos nuestro día a día, hay momentos en los que es inevitable, o por necesidad, o por descuido, o por curiosidad, a ver qué pasa, cometer esos errores en lo que procuramos no caer jamás

De eso va esto justamente. De estar llevando la contraria continuamente, de hacer de la contradicción un mantra. De jurar y perjurar que nunca llevarás esto y lo otro, bien porque te parece horrible y eso tú nunca, bien porque crees o te han hecho creer que no te queda bien, que te ensancha o te hace más baja, que no le sienta bien a tu tono de piel o color pelo; bien porque no es adecuado, porque no se debe, porque por aquí dicen que es hortera, que no pega, o peor aún, que no se lleva; y acabar cayendo de bruces hasta hacer de ese despropósito tu tendencia preferida. Los dictados de moda -aquellos que se desprenden de las pasarelas y aquellos que mandan las prescriptoras- son cada vez más caprichosos porque parece que caduquen de un día para otro y por lo tanto sí, seguramente son también cada vez más incoherentes, pero justamente ese carácter cambiante hace que, en definitiva, y así hay que entenderlo siempre, todo esté permitido y todo sea lo estiloso, apropiado o favorecedor que tú quieras hacerlo.

  

Si enseñas por arrriba, no enseñes por abajo

Es esa norma no escrita que dice que si apuestas por un escote generoso, de cintura para abajo evites aberturas tan exageradas como las que dejan al descubierto tu torso. Por aquello de que puede resultar demasiado vulgar. ¿Algo que reprocharle al estilismo de Hilary Duff?

  

El blanco ensancha

A Kim Kardashian, la reina del hacer exactamente aquello que en teoría le hace flaco favor a su silueta, le da lo mismo. Y bien que hace.

  

Y las rayas horizontales también…

Otra que pasa totalmente de este tipo de teoremas es Lena Dunham. ¿Que las rayas horizontales tienden a ensanchar? Pues no necesariamente y además, ¿y qué si lo hacen?.

  

Déjate algún accesorio en casa

No en el planeta de Anna dello Russo. Ella si se pone, se pone, y en cuestión de accesorios es de las que saca la artillería pesada -sombrero, gafas, pendientes, collar, cinturón…- sea cual sea la ocasión, lo requiera o no. El minimalismo no es siempre la solución.

  

Si llevas falda lápiz, ponte siempre tacones

Toda silueta que marque considerablemnte las caderas siempre estilizará más si se acompaña de buen tacón. Pero si vas plana, como Natasha Goldenberg, tampoco pasa nada.

  

Si llevas pantalón tipo culotte, también

Esta es una medida de pantalón difícil y traicionera, seas alta o baja. Y si encima le añades un calcetín para que te acorte más la pierna, como Kristina Bazan, peor. ¿Pero y lo cómodas que son este tipo de pantalonetas?

  

Ni demasiado apretada, ni demasiado corta (sobre todo a partir de cierta edad)

Que se lo digan a Kris Jenner.

  

No a las transparencias de día

Eso de enseñar la ropa interior parece poco apropiado para ninguna actividad de día. Ahora, si te marcas un estilismo como el de Veronika Heilbrunner, tampoco pasa nada si te transparente un poco. ¿No?

  

Lleva siempre sujetador

A proósito de la ropa interior, a veces es mejor no llevar a que se note con una prenda que la admite mal. Y aunque en un principio no te lo parezca, puede quedar más sutil y hasta elegante.

  

No al estampado animal para ir al trabajo

¿Seguro? Mira que si se lo puede permitir la reina de Holanda en acto oficial, no habrá compañera de trabajo que te pueda poner cara rara.


Anuncios
Iván Álvarez Domínguez