Articulo

Esto es lo que cobran las actrices por ponerse un vestido en la alfombra roja

El negocio de las galas de premios: las estrellas (y sus estilistas) pueden ingresar hasta seis cifras por exhibir un modelo durante unas horas.

“Lo importante de tener un estilista es que puedes ganar dinero, o que más gente querrá contratarte o la marca que vestirás ganará más dinero porque subirá sus ventas. Todo gira alrededor del dinero. ¡Estamos en Hollywood, no en una Iglesia!”. A Brandon Maxwell, estilista de Lady Gaga (y con la que recientemente posó en la portada del Hollywood Reporter demostrando el poderío de su gremio), no se le caen los anillos para aclarar cómo funciona el negocio (millonario) de la alfombra roja en Hollywood. Ni a él ni a Jessica Paster, la estilista de Emily Blunt y de Leslie Mann, que desveló que las actrices pueden ganar hasta 230.000 euros (250.000 dólares) por llevar un vestido a una gala de premios y que los propios estilistas se pueden emobolsar hasta 50.000 dólares por mediar entre las marcas de lujo y las estrellas.

Paster y el hombre que viste a Lady Gaga hicieron estas declaraciones junto a otros estilistas de estrellas de renombre como Erin Walsh (viste a Kerry Washington, Maggie Gyllenhaal, o Sarah Jessica Parker) y el televisivo Brad Goreski en una charla del Vulture Festival de Nueva York el pasado domingo. Una mesa redonda en la que se desentrañaron secretos y anécdotas del gremio y se discutió, tal y como recoge Fashionista, desde cómo los estilistas ayudan a superar las inseguridades corporales de las actrices a cómo solventar todas las problemáticas que pueden aparecer en el último minuto (veáse, la polémica cremallera que, supuestamente, fastidió el Christian Dior que tenía que haber lucido Penélope Cruz en los Oscar de 2007).

Alfrombra2
Emily Blunt, rodeada de fotógrafos en el pasado festival de Cannes. Su estilista asegura que las actrices pueden cobrar hasta 250.000 dólares por ponerse un vestido para unos premios de renombre.

Lo más destacado de la charla, no obstante, fue poner cifras reales a la maquinaria económica que mueve la industria del lujo en esas galas de premios con repercusión a escala global, como son los Oscar o los Globos de Oro. Si bien Maxwell y Goreski aseguraron que nunca les han ofrecido dinero para que sus clientes vistan de un determinado diseñador, la estilista de Blunt sí que admitió tratos económicos. Paster ha llegado a cobrar entre 30.000 y 50.000 dólares como mediadora y la actriz puede llegar a embolsarse entre 100.000 y 250.000 dólares. La estilista aclaró que no son contratos firmados, así que si a la actriz no le convence el vestido y finalmente se pone otro, nadie cobra un dólar.

El top de una actriz en su relación con la industria del lujo llega cuando ponen rostro a sus campañas. Una estrategia muy pero que muy extendida (basta con echar un vistazo a las campañas navideñas de perfumes) y que aporta unos ingresos extra nada desdeñables. Ahí están Jennifer Lawrence y Marion Cotillard para Dior, que prácticamente nunca fallan y acuden con vestidos de la firma a todas las galas que pisan o la recién llegada Alicia Vikander, que tras despuntar en varias películas este 2015 ha conseguido agenciarse un contrato como imagen oficial de Louis Vuitton (y ya exhibió uno de sus conjuntos en la gala amfAR de Cannes). La clave para conseguir ese extra monetario, según Goreski, es aliarse con un buen estilista primero y llamar lo sufcientemente la atención en los actos públicos como para que una firma te eche el ojo y te contrate. “Si construyes tus looks de la forma correcta, esas campañas llegarán rapidísimo”.

alfrombra3
Brad Goreski, Jessica Paster, Erin Walsh y Brandon Maxwell. Cuatro estilistas de renombre en Hollywood
Anuncios